El abedul es un árbol lleno de beneficios para la salud y el bienestar

En la naturaleza, se halla una flora impresionante que no solo se encarga de oxigenar el planeta, sino que proporciona bienestar a los seres humanos. Árboles como el abedul son una muestra de ello, ya que además de poseer una gran belleza, es reconocido por sus beneficios para la salud.

Este árbol es muy común en Europa y desde hace siglos, se utiliza con fines terapéuticos, e incluso para eliminar las toxinas del cuerpo. Si no conocías las bondades de esta especie, te sorprenderá saber todo lo que puede hacer por ti.

Cómo es el abedul

En la familia de las betuláceas, destaca un enorme árbol de hojas triangulares cuyo tronco alcanza alturas de hasta 30 metros. La copa es alargada y su corteza es de color blanco con leves matices en negro. El abedul forma parte de los bosques y territorios de clima húmedo de Europa, Asia y América del norte.

Existen varias historias en torno a este árbol. Se cree que los antiguos celtas y druidas hacían uso de sus ramas para ahuyentar a los espíritus malignos y cualquier energía negativa que los acechara.

Para estas personas, era un recurso sagrado y valioso que les brindaba protección y les servía para elaborar brebajes y remedios curativos. En la actualidad, el concepto que muchos tienen acerca de él no es muy diferente.

Tras muchos años de estudio, los expertos en botánica han confirmado sus bondades. Por lo tanto, sus partes se incluyen en la creación de medicinas y tratamientos naturales.

Los principios activos de sus raíces, savia, hojas y yemas son un ingrediente esencial en la fabricación de cosméticos y alimentos orgánicos. Adicionalmente, la madera es tan flexible y fácil de manipular que permite fabricar materiales de imprenta y oficina, tales como la tinta y el papel.

Bondades del abedul

Son muchos los atributos con los que cuenta este árbol gracias a las sustancias que lo componen. Tiene flavonoides, que son apropiados para depurar la sangre, y avicularina y quercetol, que funcionan como un excelente diurético. Por su parte, la corteza es ideal para prevenir las hemorragias, puesto que es rica en taninos.

Las hojas del abedul contienen aceites esenciales y sales que sirven para hacer preparaciones antisépticas y antiinflamatorias. Incluso, proveen vitaminas B y C, y diversos minerales como el potasio, fósforo, zinc, manganeso, magnesio y calcio.

Conviene subrayar que, para algunos, la savia representa una alternativa para calmar los dolores y el malestar general. Igualmente, proporciona muchas otras ventajas:

  • Regula los niveles de colesterol
  • Fortalece el sistema inmune
  • Mejora la digestión
  • Depura el organismo de toxinas
  • Ayuda a controlar el reumatismo
  • Funciona como un antibiótico

Cuando los valores en la sangre están alterados, una muy buena opción es equilibrarlos con las hojas de abedul. Además, las infusiones preparadas con sus hojas son excelentes para adelgazar y lograr el peso ideal.

Para las mujeres, otro de los grandes beneficios de esta bebida es el alivio de los síntomas premenstruales, dado que con esta infusión, se evitan los dolores en el vientre, los cólicos y la inflamación en las mamas, vientre y piernas.

Beneficios del abedul en la piel

Las personas que padecen dermatitis, rosetones y distintas afecciones de la piel, podrían encontrar un remedio natural en este árbol. En las yemas, hay diversos compuestos esenciales que limpian profundamente la epidermis para hacerla más tersa y saludable.

Por ello, con su uso frecuente, la piel se torna más uniforme y las manchas se aclaran hasta volverse casi imperceptibles a simple vista. Así mismo, otros problemas como el acné, los eczemas y la celulitis se reducen poco a poco con la aplicación de estas preparaciones.

Cómo usar el abedul en casa

Cada parte de este árbol sirve para hacer preparaciones tópicas, tés y pastas. Estas variantes tienen una función especial, por lo que se adaptan a las circunstancias y necesidades de cada persona.

Para preparar una infusión, solo se necesita hervir una taza de agua junto con un puñado de hojas. Pasados unos minutos de reposo, la preparación puede colarse y beberse.

Tomar un vaso de esta infusión una vez al día favorece la depuración del organismo y mejora la circulación sanguínea.

También se puede hacer el mismo procedimiento con la savia. La diferencia es que hay que estar muy pendientes de que no se fermente pues, si esto sucede, la preparación no surte los efectos esperados.

Estas infusiones son aptas para beberse, aplicarse en la piel y elaborar compresas frías, de manera que eres libre de elegir cómo consumirlas. Vale mencionar que las aplicaciones tópicas son muy efectivas para tratar afecciones cutáneas y desinflamar ciertas zonas.

Productos comerciales hechos con abedul

Además de ser un buen remedio casero, el abedul se ha utilizado en la fabricación de alimentos y cosméticos. Sus principios activos se emplean para hacer aceites ecológicos que sirven para tratar la celulitis y aplicar masajes reductores.

De igual modo, se comercializan bolsitas de té con sus hojas secas para evitar la retención de líquidos. Y a su vez, se fabrican endulzantes naturales que aportan casi el mismo dulzor que el azúcar tradicional y menos calorías.

Por eso, el endulzante de abedul es perfecto para quienes llevan una dieta más saludable y para las personas diabéticas que necesitan controlar su ingesta de azúcar.

Precauciones en el consumo de abedul

A pesar de sus beneficios, es necesario hacer mención de algunos de sus efectos adversos. Los especialistas no recomiendan su consumo en quienes tengan fuertes alergias porque se corre el riesgo de agravarlas.

Las mujeres embarazadas también deberán tener mucho cuidado. Ingerir derivados del abedul durante esta etapa o en la lactancia podría aumentar la presión arterial y causar ciertas complicaciones como consecuencia.

En todo caso, si percibes alguna reacción adversa, aconsejamos suspender el consumo de abedul para cuidar tu salud.