Como cambiar de Look Personal

El deseo de un cambio de look puede responder a la necesidad de empoderarnos para comenzar un nuevo camino, y por tanto querer producir o exteriorizar un cambio interno.

Es importante reconocer el motivo, sea cual fuere, pues haciéndolo podremos elegir la hoja de ruta más apropiada para encontrar nuestra nueva imagen personal.

Si bien el primer paso es atreverse, es posible lograr un nuevo look con gestos más bien sencillos e ir de menos a más. Levantarte el ánimo o sentirte mejor contigo misma no tiene que pasar necesariamente por la consulta de un cirujano plástico.

¿Cómo realizar ensayos y pruebas antes de lanzarnos y no poder volver atrás?

Inspírate buscando imágenes de looks que te gusten, madura la idea. Fíjate en personas que tengan la piel, la estatura y el tipo de rostro similares a tí. También puedes probar con tu foto y aplicaciones digitales de diseño para observar el resultado.

Conversa con una buena amiga y pregúntale su opinión. O bien, reúne a un grupo de amigas para sesiones de belleza, maquillaje e intercambio de ropa y complementos. Experimentar en un ambiente de confianza es la mejor forma de abrir nuestra mente a los cambios.

Puedes pedir consejo o que te maquillen de una determinada forma en un mostrador de maquillaje de una gran superficie comercial (y que no se olviden de las cejas).

Cambia de lado la raya de tu cabello, o no uses raya para partir tu peinado. También podrías pedir cita con un estilista pero solo para conversar (para no sentirte presionada u obligada a hacer el corte), y que te asesore sobre un nuevo look.

Hazte un selfie con tu imagen actual y con cada nuevo look que experimentas para ir comparando por cuál te decantas.

Cambio de imagen: el verdadero reto es elegir correctamente

Vértigo y adrenalina, es lo que se siente una vez que has decidido tu cambio y estás en ello. Pero ¿se trata de un cambio sustentable, sostenible o asumible con tu tiempo y recursos?

Según las circunstancias personales, algunos cambios de look son asumibles y otros no. Pero eso debes reflexionarlo antes, porque de lo contrario estás abocada a la frustración.

Si eres una mujer trabajadora y madre, la practicidad debe ser lo primero a tener en cuenta a la hora de decidirte por un corte de pelo, por ejemplo. De lo contrario irás peor que estabas, y aún más frustrada.

Por el contrario, si estás dispuesta a lograr un crecimiento en tu vida interior o laboral, puedes optar por un look moderno o sofisticado, y que tu imagen sea coherente con ese cambio. De lo contrario, empezarás a sentirte nuevamente incómoda con tu look.

Esencia y apariencia: sentirse bien por dentro y satisfecho por fuera

Cambio de Look Personal

Sentirnos bien por dentro hace que nuestra nueva imagen se sostenga en el tiempo. En nuestro aspecto se reflejan los buenos hábitos de vida como practicar deporte, comer saludable, descansar lo necesario y cuidar nuestras amistades.

Inclusive, comenzar a tener buenos hábitos de vida es suficiente para cambiar la percepción de nuestra imagen y sentirnos satisfechos con ella.