Cómo decorar una casa pequeña

Cuando quiero aprender cómo decorar mi casa, mirar revistas de decoración me produce un sentimiento agridulce. Por un lado emociona ver tanta belleza, pero luego echamos cuentas y no siempre nos cuadra el presupuesto.

Podemos, sin embargo, coger las ideas para decorar que usan los entendidos en decoración. Truquillos ingeniosos para que las estancias de nuestra casa se vean como de revista sin vaciar nuestra cuenta bancaria.

Las reglas de lo pequeño en la decoración moderna

Uno de los errores estéticos más usuales cuando tenemos una casa pequeña es tenerla llena de muebles y complementos decorativos. Ya sea porque nos hemos mudado desde otro sitio más grande o porque vamos juntando cosas regaladas o heredadas, las casas pequeñas muchas veces presentan ambientes visualmente saturados. Y claro, aun nos parecen más pequeñas con la consiguiente sensación de agobio.

Para los ambientes pequeños, menos es más. La decoración moderna es minimalista, ideal para este tipo de casas. Así que como primera tarea, tenemos que discriminar qué muebles son necesarios y cuales no.

Una vez hecho esto, los muebles necesarios se deben disponer de tal forma que no entorpezcan la circulación. Si cada vez que vamos a la sala nos tropezamos con la pata de la mesilla, está claro que este mueble no está en el lugar adecuado.

Los diseños horizontales agrandan los ambientes en extensión, y los verticales en altura. Podemos hacer uso de cortinas o papel pintado para generar estancias visualmente más amplias.

Cómo decorar una casa pequeña con mucho gusto y poco dinero

Una casa pequeña requiere un uso racional del espacio y para ello los muebles modulares, que son multifunción, pueden ser de gran ayuda para no renunciar a la comodidad.

Por su parte, los profesionales de la decoración dicen que los detalles definen el estilo decorativo de una casa. Los cojines, cortinas, alfombras o el papel pintado para pared aportan mucho a una sala sin impedir la circulación de las personas.

Para muebles tapizados en tonos neutros, los cojines con diseños geométricos o colores contrastantes, pueden agregar color y armonía al ambiente.

Si no quieres renunciar a una bonita lámpara que ocupa mucho espacio, colócala en una balda en la pared o en el vértice de dos paredes. Si haces esto, no coloques un gran cuadro en la misma pared ya que se percibirá saturada.

Los complementos de decoración, cuando más sencillos, trasmiten más sensación de amplitud y ligereza al ambiente. Olvídate de estatuas de estilo barroco, jarrones muy decorados y objetos similares pues distraen la atención “comiéndose” visualmente el poco espacio que hay.

Lo anterior se aplica también para objetos como cucharas, campanitas o cualquier otro elemento decorativo pequeño. Podemos darnos el gusto de exponer 3 o 4, pero más podría recargar el ambiente.

Renovar el suelo ya no es sinónimo de engorrosas obras, pues a día de hoy existen revestimientos económicos, de gran duración y fáciles de colocar, que imitan todo tipo de materiales, desde madera hasta mármol.

Tener un presupuesto ajustado no está reñido con el buen gusto pues en decoración hay cabida para todos los bolsillos.