Fases Dieta Dukan

Perder peso es una de las grandes obsesiones de nuestra era. Por eso, no es de extrañar que, a cada poco, aparezcan nuevas dietas que nos ayuden a conseguir ese ansiado objetivo. De un tiempo a esta parte, hay una que está cobrando cada vez mayor relevancia. Nos estamos refiriendo a la dieta Dukan, un método que se estructura en cuatro fases y propone la ingesta de proteínas con pocas calorías. En este artículo, te contamos cómo realizarla paso a paso y si realmente es tan efectiva como cuentan.

La dieta Dukan en 4 fases

El método Dukan fue ideado por el nutricionista francés Pierre Dukan. Se trata de una dieta que debe realizarse en cuatro fases: dos para bajar peso y otras dos para mantenerlo. Lo curioso de este método es que incluye una lista de 100 alimentos que pueden comerse en cantidades ilimitadas. Eso sí, también hay una lista de alimentos prohibidos. La dieta Dukan no ha sido diseñada en base a un periodo específico, pues dependerá del peso que desee perder cada persona. ¡Vamos a verla!

Fase de ataque

La primera fase está concebida para favorecer la pérdida de peso. Para ello, la dieta propone 72 alimentos de alto contenido proteico, entre los que se encuentran diversas carnes magras (carne de caza, filete de ternera o solomillo de buey), aves de corral (codorniz, jamón de pavo o pollo), pescados y mariscos (atún fresco, boquerones o langostinos), proteínas vegetales (konjac, tofu, seitán), lácteos (leche desnatada o queso tipo Burgos) y huevos.
Durante esta fase puede comerse sin límite alguno cualquiera de los 72 alimentos propuestos. Como ves, las frutas y verduras y los carbohidratos no se contemplan. Lo ideal es que dure entre 2 y 7 días.

Fase de crucero

La segunda fase amplía a 100 los alimentos autorizados. Se trata de conseguir el peso ideal de manera progresiva. En esta línea, durante la fase de crucero de la dieta Dukan es posible consumir también alimentos de origen vegetal, como alcachofas, cebolla, lechuga, tomate, setas, calabacín, etc.
Si te fijas, la mayoría de verduras son ricas en agua y alimentos como las patatas no están incluidos. El objetivo es adelgazar un kilo por semana hasta alcanzar el peso deseado.

Fase de consolidación

Una vez conseguido el peso justo, hay que tener cuidado con el denominado efecto rebote, tan presente en todas las dietas. Entonces, el propósito de esta fase es contribuir a consolidar el nuevo peso a través de una alimentación variada, pero con un control exhaustivo. Esta fase debe durar 10 días por cada kilo que se haya perdido.
Se permite la ingesta de fruta, queso y alimentos feculentos (cereales, patatas, legumbres, pastas…), pero cada semana debe dedicarse un día al consumo en exclusiva de proteínas puras.

Fase de estabilización

Lo curioso de esta fase es que dura ¡toda la vida! Pero no te asustes, pues se trata de que seas capaz de mantenerte en tu peso justo sin renunciar a nada. Eso sí, hay tres premisas básicas que debes seguir a rajatabla:

  • Consumir 3 cucharadas al día de salvado de avena
  • Caminar al menos 20 minutos diariamente
  • Dedicar cada jueves al consumo exclusivo de proteínas puras

¿Se trata de un método realmente efectivo?

Una de las principales razones por las que muchas dietas no resultan efectivas es porque se pasa hambre. Esto significa que, si bien es posible alcanzar el objetivo de adelgazar, al final mantenerlo resulta muy complicado. Tras varias semanas privada de ciertos alimentos, es habitual que llegue el efecto rebote y se pierda todo lo conseguido.
En el caso de la dieta Dukan, es posible comer determinados alimentos (una lista de 100) hasta la saciedad, por lo que pasar hambre queda descartado.
Además, la combinación de proteínas y 0 carbohidratos favorece la eliminación de la grasa. En cualquier caso, debido a que podría producirse un déficit de minerales y vitaminas, lo mejor es que, antes de comenzarla, consultes a un especialista en nutrición.