Distesión Abdominal

Es más que probable que en algún momento de tu vida hayas sentido tu vientre más hinchado de lo habitual. En esta situación, de hecho, parece que la ropa queda mucho más apretada y podría llegar a ser hasta molesta.

Esta sensación se denomina distensión abdominal y sucede con más frecuencia de lo que imaginamos. Aunque, en muchas ocasiones, se presenta tras ingerir ciertas comidas, la realidad es que puede darse sin motivo aparente. En este artículo te contamos en qué consiste esta molestia y cuáles son las causas más comunes.

Qué es exactamente la distensión abdominal

La distensión abdominal es un aumento, tal y como su nombre indica, del abdomen. No se trata simplemente de una sensación, sino que realmente se produce una hinchazón visible.

Es preciso señalar que el abdomen está cubierto por una pared compuesta por diversos músculos que son los que se encargan de proteger esta cavidad, en la que se halla el aparato digestivo. Ya que dicha pared es una estructura de carácter blando y voluble, puede desplazarse de su lugar original y provocar la citada distensión.

Al producirse esta distensión abdominal, esta parte del cuerpo incrementa su diámetro. Por lo general, este aumento se acompaña de ciertos inconvenientes como dolor, diarrea o, por el contrario, estreñimiento.

Las causas más frecuentes de la distensión abdominal

La aparición de la distensión abdominal obedece a diversas causas. Una de las más frecuentes está relacionada con la ingesta de ciertos alimentos. Por ejemplo, puede ocasionarla tanto el exceso como la escasez de fibra en la dieta. Un exceso de fibra podría producir diarrea y, por tanto, hinchazón, mientras que la escasez de la misma originaría lo contrario, estreñimiento. También hay otros alimentos propensos a generar gases en los individuos y, en último término, distensión abdominal. Verduras como la col, el brócoli o las alcachofas, o bien las legumbres están íntimamente ligadas a las flatulencias.

Por otra parte, un abdomen visiblemente más hinchado podría estar relacionado con una intolerancia alimentaria, como a la lactosa, al gluten, etc. Asimismo, hay patologías como el síndrome del colon o intestino irritable que tienen incidencia directa con esta dolencia.

La retención de líquidos es otra de las causas de tener un vientre más hinchado de la cuenta. Esto significa que el organismo no está expulsando los líquidos como debería y, por ende, se acumulan en el abdomen. En este punto, convendría reducir al máximo la sal de la dieta y beber al menos 2 litros de agua.

En la misma línea, habría que aludir al estreñimiento como una de las posibles causas de distensión del abdomen. Especialmente en los casos más severos, en los que el individuo no expulsa las heces durante varios días, la hinchazón del vientre hará su presencia tarde o temprano.

Por último, cabe hacer referencia a otras situaciones en las que esta molestia puede surgir, como durante la menopausia o el síndrome premenstrual. Si es tu caso, no te preocupes demasiado, ya que es completamente normal.

Síntomas de esta dolencia

Un abdomen más abultado de lo normal no es el único síntoma de este problema. No en vano, las consecuencias van más allá de lo visible. Normalmente, esta hinchazón viene acompañada de síntomas como sensación de pesadez, dolor y molestia abdominal, gases, diarrea o estreñimiento.

Si has notado que últimamente, y sin causa aparente, la ropa te queda demasiado ajustada, es posible que estés sufriendo distensión abdominal. Para atajar este problema es muy importante conocer las causas, pues, dependiendo de qué elemento lo esté ocasionando, el remedio será uno u otro.