Claves para elegir color de pintura

Tanto si estrenas casa como si te planteas una reforma en tu hogar, elegir los colores para pintar las paredes es una decisión importante.

La paleta de colores influye bastante no solo en términos estéticos, sino también sobre las sensaciones que aportan y el ánimo de quienes habitan entre las paredes. Vamos, que la psicología del color no es charlatanería.

Es por ello que en este artículo te daremos algunas claves a tener en cuenta para hacer esa gran elección y luego disfrutar del resultado.

Colores para pintar una casa: ¿ciencia o estética?

Los criterios científicos y estéticos para elegir los colores que vamos a usar para pintar no son excluyentes. Es más, es aconsejable conocerlos y tenerlos presente a la hora de decidirnos por una paleta de colores.

Psicología del color

La psicología del color nos dice que existen colores cálidos y fríos, pues estimulan una determinada zona del cerebro.

Los colores cálidos, derivados de los rojos, amarillos y naranjas, crean sensación de vitalidad, energía, movimiento y predisponen a la actividad. Sin embargo, los colores fríos, derivados de los azules, grises y verdes, contribuyen a crear un clima apacible, de reposo y tranquilidad.

Con esta información en mente, podemos jugar con la paleta de colores para pintar creando un comedor con “vitalidad” o un dormitorio “apacible”. Aun con todo, la percepción es un fenómeno subjetivo del sentido de la vista, por lo que puede decirse que un solo color no es suficiente para condicionar el estado de ánimo.Elegir Color Paredes

Principios estéticos sobre interiorismo

Los profesionales en decoración de interiores tienen en cuenta una serie de principios a la hora de decidirse por los colores para pintar. Y es que en el ámbito decorativo hay que tener en cuenta todo el conjunto de elementos presentes en una estancia.

Así por ejemplo, saben que los colores claros agrandan visualmente los espacios, mientras que los oscuros los reducen. Al observar este principio en la práctica se pueden equilibrar visualmente las proporciones de un salón largo y estrecho, de una estancia amplia con techos muy bajos o muy altos, o de un cuarto pequeño, por ejemplo.

Paletas de colores para pintar

Los distintos tipos de paletas de colores son muy útiles cuando no tienes muy claro qué hacer, o te atrae un color pero no sabes cómo podrías combinarlo.

En la paleta de color monocromático se utilizan diferentes tonos de un mismo color, aplicando el tono más claro en la superficie más grande. Con esta combinación se puede lograr un ambiente sereno que aporte sensación de armonía, ideal para los dormitorios.

Si queremos el mismo efecto de armonía (para una biblioteca, por ejemplo) pero utilizando varios colores para pintar, podemos echar mano de la paleta de colores análogos, que son aquellos que se encuentran a cada lado de un color primario (incluyendo al color primario) en la rueda de color. Por ejemplo, rojo-rojo violeta-rojo naranja, azul-azul verdoso-azul violáceo, etc.

La paleta de colores complementarios comprende aquellos que son opuestos en la rueda de color, como pueden ser el azul y el naranja, amarillo y morado, rojo y verde. Esta combinación de colores para pintar puede crear un efecto llamativo y contrastante para ambientes donde hay mucha actividad o en los que se quiera dar sensación de vitalidad (como la cocina o un cuarto de juegos).

Cuando tienes paredes con texturas de materiales naturales, como madera u otras similares, puedes recurrir a la paleta de colores neutros, para que destaquen. Estos colores tienen una alta proporción de blanco o negro, y son ideales para utilizar en las paredes como fondo a los que puedes agregar detalles llamativos como marcos o molduras.Colores Monocromo

Qué colores para pintar elegir si…

Tienes techos altos

Pintar el techo en un color oscuro aporta sensación visual de acercamiento al suelo. Para ello, las paredes deben ser de un tono claro. Si, además, el suelo también es oscuro, es posible que se genere cierto agobio ambiental.

Tienes una habitación pequeña

Lo mejor para una habitación pequeña son los colores claros que aportan sensación de amplitud. Si quieres destacar una pared, utiliza un color para pintar que no sea demasiado intenso, y elige la pared de la ventana para que la luz natural que entre ilumine las otras.

Tienes paredes con textura o defectos

Las paredes con rugosidad producen pequeñas luces y sombras que ofrecen colores para pintar distintos a los del catálogo. Por ello, lo primero es decidirse por un pintura de acabado mate, y lo segundo es realizar una prueba sobre una pequeña superficie para observarla a diferentes horas del día y con luz artificial.

Ya tienes muebles de un estilo definido

Los colores para pintar azules o grises, y en general los tonos fríos y neutros encajan muy bien en una decoración de estilo nórdico o contemporáneo. Pero si tu estilo decorativo es clásico, una buena opción son los neutros cálidos (como los tonos arena).

Por el contrario, si tienes muebles de estilo vintage puedes atreverte con colores intensos como el verde menta, rosa, o bien, tonos ocres.