Fondo de Armario

Quizás muchas no lo sepan, pero el concepto de fondo de armario empezó a configurarse en Londres, a partir de la década del 70, como la selección de prendas básicas atemporales que podían complementarse con otras más sofisticadas o de tendencia de la temporada.

A día de hoy, los básicos de armario son el recurso más utilizado por mujeres (y hombres) para componer looks casuales, formales o elegantes sin rompernos la cabeza y, sobre todo, el bolsillo.

La ropa básica para mujer funciona como punto de partida, es decir que sirve como base a la hora de vestirnos, y conjuntada con inteligencia nos da la posibilidad de crear conjuntos dignos de admiración.

Principios fundamentales de las prendas básicas en el armario de una mujer

“Un error de moda que no se debe cometer: crear un fondo de armario basado en las tendencias”. Estas palabras, de Oscar de la Renta, enuncian el principio fundamental de todo fondo de armario: debe estar compuesto por piezas clásicas atemporales.

Tratándose de ropa que pretendemos usar en varias temporadas, debemos priorizar la calidad a la cantidad. Por tanto, es recomendable elegir una prenda de corte impecable y tejido duradero.

Las prendas básicas vienen en diferentes modelos y estilos. Por ello, debemos probarlos todos los que podamos y escoger el que mejor nos siente, como si fuera una segunda piel.

Pueden combinarse entre sí, pero agregando un complemento de tendencia de temporada, para que el look sea actual y fresco, y no caer en el temido plano de lo anodino.

La paleta de colores del fondo de armario es neutra por excelencia: blanco, negro, gris, nude (o camel) y azul marino.

Las prendas imprescindibles de un fondo de armario

Camisa blanca

Con esta prenda se puede componer un look de día con vaqueros. Para el trabajo, la combinas con pantalón sastre o falda entubada. Para la noche, puedes usarla con una falda midi y bisutería exhuberante.

Pantalón vaquero

Sin atender a tendencias o reglas preestablecidas, cuando encuentras el que te vá como un guante experimentas una gran sensación de seguridad.

Los vaqueros admiten todos los estilos posibles. Para un look informal de día, podemos combinarlos con sandalias planas y top (camiseta, camisa o jersey); y para agregarle un plus de elegancia los usamos con tacones. Si quieres darle un toque formal a tu look llevalos con una americana.

Vestido negro

Desde que Coco Chanel tuvo la genial idea de diseñarlo, allá por 1920, las mujeres le debemos mucho a esta prenda básica. Es tan versátil que admite combinaciones tanto con zapatillas deportivas como con botas mosqueteras, y por supuesto, con tacones. La única regla es usar un complemento de color contrastante para romper el monocromo.

Abrigo camel

El tono tierra puede parecernos poco favorecedor, pero es el más sencillo de combinar con cualquier otro, y tratándose de un abrigo, no es poco decir. Hasta la prometida del príncipe Harry de Inglaterra ha sucumbido a su encanto, y ha acertado usándolo en su primera aparición oficial con la familia real.