La importancia de la Pareja durante el Postparto

Ser madre es una gran experiencia, en la que sentirás un gran número de cambios y en la que sumarán un gran número de responsabilidades. Es el momento de buscar apoyo, te ayudará a ordenar antes tu nueva vida.

La pareja será tu gran aliado desde el primer minuto

Ya te lo habían avisado durante el embarazo muchas veces, parecía la frase estrella “aprovecha ahora que luego cuando esté el bebé no vas a tener tiempo”, tantas veces te lo habían dicho que lo tenías claro, pero ahora que estás en la situación es cuando realmente sabes a lo que se referían, y es que esto no se sabe hasta que se vive.

Nuevas responsabilidades, miedos que nunca habías sentido que puedan quitarte el sueño por las noches, incluso con lo cansada que estás. Si eres capaz de dormir, puede que tengas un sueño interrumpido, que no será por “culpa” del bebé, si no por tus pensamientos.

Nuevas experiencias en las que depende la crianza de tu hijo, nuevos sentimientos y ganas de que todo salga bien. Preguntarte constantemente por si lo estás haciendo bien y si estás cumpliendo con el bienestar de tu criatura, preguntarte cada acción que haces.

Cansancio acumulado, cambios en las relaciones, ya no hay tiempo para hacer ejercicio siempre que quieras (o incluso, y sobretodo al principio, nunca), ya no hay tiempo para quedar con amigas o amigos, cenas, un café,…pues bien, ten en cuenta una cosa, todos estos sentimientos en menor o mayor medida son los mismos que siente tu pareja (y cuando me refiero en el artículo a pareja o “papá”, me refiero tanto a si es hombre como si es mujer). Su mundo también ha cambiado, así que, uniros.

La comunicación, base fundamental de la convivencia

Se que ahora como madre estás pensando que suena muy bien, pero que realmente la vida que ha cambiado es la tuya, tu pareja puede seguir haciendo exactamente las mismas cosas que hacía anteriormente y que la responsabilidad del bebé es un alto porcentaje más tuya, y todo se multiplica por dos si además haces lactancia materna.

Esto es así desde los principios de la historia, por mucho que digamos que queremos la igualdad. La madre tiene mayor carga en la crianza de los hijos (me imagino, que aunque no las conozca existirá alguna excepción).

Pero aún así tu pareja será tu apoyo fundamental, porque aunque ellos consiguen ordenar el nuevo “caos” antes, su vida también se ha puesto “patas arriba”, y en la mayoría de los casos aunque no te lo creas es la persona que más te conoce.

Habla con tu pareja, explica que es lo que sientes cuando estás triste, cuando estás agobiada o cuando estás contenta. Intentar solucionar entre los dos la nueva situación, involúcrale. La mayoría de las parejas se quejan de no saber que hacer ni como ayudar, por lo que te aconsejo que le ayudes. Permite que él o ella también pueda formar vínculo con el bebé.

No te enfades si sale y por supuesto, papá no te aproveches de que tu tienes más libertad para salir, es verdad que es bueno para la situación que vuelvas a casa con energía renovada, pero no te olvides cual es tu nueva responsabilidad.

Mamá, no quieras tirar tu con todo, repartiros tareas concretas. No os echéis cosas en cara, cada uno tenéis un papel. Ser empáticos, poneros en la situación del otro, mamá ahora tiene una gran carga hormonal que no la deja “ser ella” y papá también se encuentra en una nueva situación que en muchos momentos le va a desbordar. Comunicaros, la comunicación es la clave. No intentéis ir al mismo sitio por separado, hacerlo juntos y será más fácil.

La realidad del sexo después de dar a luz

Dentro de la comunicación en la pareja tenemos el sexo. Las mamás después del parto en general, sienten dolor en las relaciones, menos lubricación y una gran falta de interés en el sexo. Por tanto, la comunicación en el aspecto sexual está bastante sensible.

La lubricación depende de una hormona llamada estrógeno, que si estás dando el pecho se encuentra disminuida, solución, utiliza lubricantes de base acuosa.

El dolor, si has tenido una lesión en el periné, seguramente sea la causa y si has tenido una cesárea o un parto vaginal sin lesión y también te duele no te preocupes, es totalmente normal. Por ejemplo, el estrés que sientes en estos momentos puede ser la causa de tensar los músculos del suelo pélvico y que se produzca este dolor. Como solución os propongo, como pareja, dedicar más tiempo a los preámbulos, no utilicéis el sexo con penetración como única comunicación sexual. Si los dolores continúan, consulta a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico.

La falta de interés, este es el aspecto más difícil de solucionar, porque en él juegan diferentes factores, de nuevo una hormona que juega papel fundamental en la lactancia, la prolactina, el cansancio, el poco tiempo, las pocas situaciones de intimidad,… contra la hormona, el cansancio y el poco tiempo no podemos luchar de momento, pero sí que podemos buscar situaciones, tener claro que todos los momentos son buenos —no estamos para elegir, si existe una situación de intimidad aprovéchala— piensa en la sexualidad igual que antes de la llegada del bebé. Que no sea una obligación, que sea un momento muy esperado, buscar nuevas posturas por ejemplo. No permitáis que se termine la sexualidad entre vosotros. El sexo es parte fundamental en la pareja.

Estáis juntos en esta nueva aventura, por tanto, ¿por qué no formáis equipo?