Miedo a Volar

Montar en avión supone, para la mayoría de las personas, una emoción inmensa, ya que es sinónimo de que una nueva aventura está por llegar. Unas cuantas horas de vuelo y voilà! estaremos por fin en ese destino que tantas ganas teníamos de conocer. Sin embargo, para otra parte de la población el miedo a volar hace que tomar un avión se convierta en la peor de sus pesadillas. Ya que un viaje debe disfrutarse desde el principio hasta el final, en este artículo vamos a darte algunas recomendaciones sobre cómo superar el miedo a volar.

Hay muchos motivos que pueden llevar a una persona a sufrir pánico a los aviones. Desde experiencias personales (por ejemplo, haber experimentado una travesía llena de turbulencias) hasta fobia a las alturas, a lugares cerrados o por temor a un accidente aéreo. Cualquiera de estas razones es suficiente para que alguien rechace realizar el viaje de sus sueños solo porque, para ello, deberá ir en avión.

Volar sin miedo es posible, pues no se trata ni más ni menos que de una fobia y puede superarse. ¡Toma nota de estos consejos infalibles!

Conciénciate de que el avión es un transporte seguro

Muchas personas tienen miedo a volar a causa de pensamientos catastróficos. Es cerrar los ojos y visualizar un avión ardiendo o cayendo en picado. Sin embargo, lo cierto es que el avión es el medio de transporte más seguro. Lo dicen las estadísticas: la probabilidad de sufrir un accidente aéreo es de una entre 2,4 millones.

Siéntate en las filas delanteras

La elección del asiento es fundamental para superar el pánico a volar si sufres claustrofobia. Escoger un asiento en las filas delanteras te dará sensación de mayor amplitud. También es recomendable sentarse próximo a las alas, pues suele ser la zona de mayor estabilidad y menores vibraciones durante el vuelo. Si tu problema es el vértigo, evita los asientos en ventanilla. Sentirte cómodo durante el trayecto es clave para superar el miedo a volar. Por eso, trata de escoger los asientos en la salida de emergencia, que te permitirán estirar las piernas.

Aprovecha las opciones de entretenimiento a bordo

Lo mejor para expulsar los pensamientos negativos por un momento es permanecer distraído. Y de ello se ocupan muy bien la mayoría de las aerolíneas. Por lo general, tienes a tu alcance una revista que leer, películas, música y un buen surtido de entretenimiento. Elige canciones alegres o películas de humor que te ayuden a evadirte.

Selecciona bien la alimentación

Aunque no lo parezca, la dieta influye en nuestro estado anímico. Curiosamente, los expertos aconsejan optar por alimentos sin fibra, ya que así no necesitarás levantarte muy a menudo para ir al baño. Asimismo, conviene que te alejes de las comidas copiosas y, en su lugar, apostar por una dieta más ligera que te permita echarte un sueñecito durante el vuelo. Por esto también se recomienda reducir las bebidas con cafeína. Muchos incluyen con acierto una copita de vino en sus comidas aéreas para conciliar mejor el sueño.

Viaja acompañado

Si volar te produce miedo, lo mejor es que viajes acompañado. Tener a alguien de confianza a tu lado hará que te sientas más seguro. Una buena conversación puede ser la mejor distracción posible para que te olvides durante un rato de tu fobia.

Con estos consejos, seguro que notas cómo poco a poco vas perdiendo el miedo a volar. Si has probado todos y no han surtido efecto, considera tomar una pastilla para dormir durante el vuelo. ¡Así llegarás a tu destino de lo más descansado!