FIRE y la independencia económica

En pleno debate acerca de si el sistema de pensiones se mantendrá cuando llegue el momento de jubilarnos, asistimos a una intensa proliferación de propuestas que buscan empezar a actuar desde ya. Es el caso del método FIRE, un término que puede resumirse en dos palabras: independencia económica. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta interesante alternativa que bien podría ser una solución de cara al futuro.

Es posible que estés recién salido de la Universidad o apenas lleves unos años en el mercado laboral. Por eso, escuchar que el futuro de las pensiones es tan negro como el cielo en un día de lluvia no es nada agradable. No es la clase de bienvenida que esperabas al mercado de trabajo, ¿verdad?

Afortunadamente, los gurús de la economía no dejan de maquinar posibles opciones para solventar esta incierta realidad. En este contexto, aparece el movimiento FIRE (Financial Independence, Retire Early), que, por sus siglas en inglés, viene a decir algo así como: Independencia Económica, Retiro Temprano. En otras palabras, podría traducirse como jubilarse pronto, antes de los 40 años.

FIRE o cómo jubilarse antes de los 40 años

Conseguir la independencia económica y jubilarse pronto suena a utopía, pero realmente no lo es tanto. La clave, como siempre, se halla en la gestión apropiada de las finanzas personales. Esto pasa, como no podía ser de otra manera, por tener un plan de acción. Estos son los 2 pilares fundamentales:

1. Ahorro

No tienes que ser rico para sumarte al movimiento FIRE. Como casi todo en el ámbito de las finanzas, consiste en ahorrar. Si quieres jubilarte antes de los 40 años y pasar el resto de tu vida sin trabajar, necesitarás disponer de un colchón económico.

Reglas Para Ahorro Facilmente

Para ahorrar, tienes varias opciones, aunque algunas de las principales son (aunque suenen obvias): reducir los gastos y aumentar los ingresos. Algunos expertos sostienen que para que el plan FIRE sea exitoso, deberíamos ahorrar no menos del 50 % de nuestros ingresos.

2. Inversión

No solo del trabajo vive el hombre, así que la inversión o generación de ingresos pasivos es otro de los ingredientes del FIRE. La idea es que, cuando dejes de trabajar, esos frentes que hayas abierto sigan dando sus frutos y, por ende, dispongas de otra fuente de dinero.

En este punto, hay varias posibilidades: invertir en acciones, fondos de inversión, bonos del Estado… Por supuesto, no es una decisión que se tome a la ligera, pues cada opción conlleva un riesgo. Dependiendo de tu plan y tus objetivos, para ti será mejor una alternativa u otra.

Movimiento FIRE para Jubilarse a los 40

Tips para unirse al movimiento FIRE

Hay que ahorrar e invertir, vale, y ¿ahora qué? En estos momentos, quizás pienses que el movimiento FIRE no aporta nada nuevo. He aquí algunos consejos muy útiles para que vayas tejiendo la ansiada independencia económica desde hoy mismo:

  • Un buen truco para saber cuánto ahorrar para unirse al movimiento FIRE es multiplicar por 25 la cantidad que, según prevemos, vamos a necesitar el primer año de jubilación. Entonces, si crees que en un año precisas de 20.000 euros para vivir bien, el objetivo es ahorrar 500.000 euros.
  • Haz del ahorro un hábito. Si no lo has hecho nunca, puedes comenzar poco a poco. Por ejemplo, intentando ahorrar un 5 % de tu salario cada mes.
  • Elimina gastos superfluos. Para sumarse al movimiento FIRE satisfactoriamente, deberás renunciar a una vida de lujos y reducir gastos. Esto supone apostar por un consumo responsable e intentar vivir de manera austera.
  • Deshazte de las deudas. El no endeudamiento es una de las premisas básicas, por lo que deberás abandonar la idea de pedir un préstamo para irte de viaje o para comprarte el coche de tus sueños. Cuanto más rápido te deshagas de tus deudas, mejor dormirás y antes podrás jubilarte.
  • Escoge el método de inversión que mejor se ajuste a tus necesidades, a tu edad y a tu plan. Para calcular el riesgo que puedes asumir, echa mano de la regla del 120. Para ello: resta a 120 tu edad y obtendrás el porcentaje de tus ahorros que puedes invertir en renta variable (el resto, iría a renta fija).

Está claro que no es sencillo y existen otros métodos de ahorro menos agresivos ya que en edad joven lo que más apetece es gastar, salir y nutrirnos de experiencias, pero si prefieres sacrificarte hasta los 40 después podrás dedicar tu vida a lo que te apasiona (dar la vuelta al mundo, tu familia, tus hobbies…) sin pensar en el dinero, entonces, te podría interesar la filosofía FIRE.