Quitar el hipo rápidamente con los siguientes consejos

Aguantar la respiración, recibir un susto, beber agua, apretarse los oídos… Existe un sinfín de remedios caseros para quitar el hipo, pero no todos son efectivos. Para que no desperdicies el tiempo en trucos inservibles, te explicaremos cuáles son los métodos más eficaces para deshacerte de este mal.

Quitar el hipo rápidamente

El hipo se produce por una serie de contracciones involuntarias del diafragma y se caracteriza por generar sonidos breves y repentinos. Se presenta en personas de todas las edades. Incluso ecografías han demostrado que los bebés, aún en el vientre, pueden tener hipo a partir del séptimo mes de gestación.

La mayoría de los casos de hipo se curan en poco tiempo y rara vez, necesitan atención médica. Sin embargo, esta condición puede volverse insistente y convertirse en un obstáculo para hablar o comer.

En la cultura popular, existen varios remedios caseros para quitar el hipo rápidamente. Muchos funcionan, pero otros son simples mitos poco fundamentados. A continuación, conocerás cuáles son los trucos más efectivos para aliviar un hipo recurrente y molesto.

Qué es el hipo

De cierta forma, todos sabemos qué es el hipo, pues lo hemos padecido alguna vez. No obstante, vale mencionar que el hipo ocurre cuando se presentan contracciones involuntarias en el diagrama. Un músculo grande que se contrae y expande constantemente para ayudar en la respiración.

Cuando se producen estos espasmos, se inhala repentinamente, por lo que las cuerdas vocales se cierran de manera brusca. Esto provoca el típico sonido que asociamos al hipo.

Dichas contracciones tienden a ser rítmicas. Generalmente, son solo una molestia menor que dura poco tiempo. Sin embargo, cuando duran más de unos pocos minutos, no solo es indicativo de que tendrás que usar algunos trucos para quitar el hipo. También puede ser señal de un problema de salud subyacente.

Causas del hipo

La principal causa del hipo es la irritación o las molestias en el diafragma, el estómago y la garganta. También existe la teoría de que sentirse nervioso o estresado puede generar un ataque de hipo.

Por su parte, las irritaciones del diafragma, el estómago y la garganta ocurren por aspectos relacionados con los hábitos y el estilo de vida, como:

  • Comer en grandes cantidades
  • Comer rápido
  • Beber bebidas gaseosas
  • Ingerir alimentos picantes
  • Consumir alcohol
  • Tragar aire al comer o masticar goma
  • Exponerse a repentinos cambios de temperatura

Consejos para quitar el hipo

Ante todo, cabe aclarar que cuando el hipo se prolonga por horas, es necesario acudir al médico. Este síntoma puede indicar problemas de reflujo gastroesofágico y la presencia de un tumor o una infección en el sistema nervioso central.

En cambio, cuando el malestar cede con algún truco casero para quitar el hipo, no hay de qué preocuparse. Es probable que se haya producido por molestias inofensivas al comer o beber ciertos alimentos.

Controla la respiración

Controlar la respiración puede ayudar al diafragma a retomar su actividad normal. Por ende, aconsejamos practicar lo siguiente:

  • Respira lentamente y procura hacer breves pausas entre cada inhalación y exhalación. Para hacerlo más fácil y equitativo, cuenta hasta 5 al inhalar y exhalar
  • Aguanta la respiración unos segundos. Este es uno de los remedios para quitar el hipo más populares. Solo debes mantener la respiración por 10 o 15 segundos y exhalar lentamente
  • Coloca una bolsa de papel sobre tu nariz y boca, y respira lentamente. Intenta de inhalar y exhalar a la vez que comprimes y expandes la bolsa

Cambia de postura

Variar la posición del diafragma puede detener las contracciones involuntarias causantes del hipo. Algunos de los ejercicios recomendados son:

  • Siéntate con las piernas extendidas frente a ti y flexiónalas acercando tus rodillas al pecho. Abraza tus piernas y mantén esta posición por unos 2 o 3 minutos
  • Inclínate hacia adelante para comprimir el pecho y ejercer presión sobre el diafragma. Puedes estar parada o sentada

Identifica los puntos de presión

Aplicar presión sobre ciertas áreas sensibles del cuerpo puede quitar el hipo. Estos movimientos relajan el diafragma o estimulan los nervios vagos y frénicos, responsables de los movimientos de este músculo.

  • Toma la punta de tu lengua y tira ligeramente. Este movimiento estimula los nervios y los músculos de la garganta
  • Con la mano, presiona debajo del extremo del esternón. Ello ejerce presión en el diafragma y ayuda a detener los espasmos del hipo
  • Aprieta la nariz mientras bebes agua
  • Con el pulgar, presiona la palma de la mano contraria
  • Ubica la arteria carótida en el lado derecho del cuello. Recuéstate y masajea la zona con movimientos circulares por 10 segundos

Beber agua para quitar el hipo

Toma ciertas bebidas

Comer o beber algunos alimentos estimula los nervios vagos y frénicos. Por lo tanto, los siguientes son buenos métodos para quitar el hipo:

  • Bebe agua fría lentamente
  • Bebe agua del lado opuesto de vaso sin derramar su contenido. Para ello, será necesario que te inclines levemente hacia adelante
  • Bebe agua tibia sin respirar
  • Chupa un cubito de hielo y cuando haya disminuido su tamaño, trágalo
  • Toma una cucharada de miel

Intenta otros métodos para quitar el hipo

Cuando las alternativas convencionales se agotan, intenta alguno de los siguientes trucos:

  • Masajea la parte posterior del cuello para estimular el nervio frénico
  • Toca la parte posterior de la garganta con un hisopo de algodón hasta sentir náuseas. Al inducir las náuseas, el diafragma genera un movimiento que puede detener los espasmos del hipo

Prevención del hipo

Como mencionamos anteriormente, el hipo suele desencadenarse por factores relacionados a los hábitos y el estilo de vida. Por lo tanto, basta con tomar algunas previsiones para evitar que se repita.

  • Toma porciones pequeñas de comida en cada bocado
  • Come y bebe más lento y pausado
  • Evita los alimentos picantes
  • Disminuye el consumo de alcohol

Otro de los consejos para evitar el hipo es practicar técnicas de relajación y meditación que incluyan respiración profunda. Esto ayuda a reducir el estrés y el nerviosismo, una de las causas de hipo.

Si eres de las personas que padece hipo de manera recurrente, aconsejamos tomar en cuenta las medidas de prevención mencionadas. Así mismo, esperamos que nuestros consejos para quitar el hipo te liberen de este mal en segundos. Y te recordamos que, en caso de que el hipo no ceda, lo mejor es consultar al médico.