Receta de Solomillo Wellington

Cómo cocinar paso a paso un delicioso Solomillo Wellington
Tiempo50 minsDificultadMedioComensales4 Porciones

El solomillo Wellington es un plato un poco laborioso que se prepara para celebrar ocasiones y fechas especiales. Es muy popular en la cocina anglosajona. Especialmente, durante las festividades de la navidad y el año nuevo en diciembre.

Se trata de un plato lleno de sabor compuesto por una pieza de solomillo ligeramente sellada en sartén y envuelta en hojaldre. La carne se condimenta con hierbas y champiñones. Además, suele servirse en término medio o tres cuartos, pero nunca bien cocida. Esto, para que el solomillo se mantenga suave y jugoso.

Ingredientes para hacer Solomillo Wellington

 800 gramos de solomillo tierno
 3 chalotas
 1 cebolla grande
 1 taza de champiñones
 1 huevo
 1 lámina de hojaldre
 Perejil finamente picado
 Aceite de oliva extra virgen
 Mostaza de Dijon
 Pimienta negra
 Sal

Cómo preparar Solomillo Wellington

1

Para comenzar a preparar un solomillo Wellington, quita toda la grasa del trozo de carne con un cuchillo afilado. Mientras más limpio y magro sea el solomillo, mejor será el resultado final.

A continuación, condimenta la carne con sal y pimienta. Luego, agrega dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén y calienta a fuego medio. Sella todos los lados del trozo de carne sin cocinarla por completo.

Este paso sirve para que los jugos del solomillo se mantengan dentro de la pieza cuando se hornee. Además, es clave para precocer la carne, ya que solo estará en el horno durante 20 minutos.

Cuando lo hayas retirado del fuego y se haya enfriado un poco, cubre el solomillo con una fina capa de mostaza de Dijon. Para hacerlo de manera fácil y uniforme, recomendamos utilizar un pincel de cocina

2

Lava y corta finamente los champiñones, las chalotas, la cebolla y el perejil. Haz trozos muy pequeños, ya que no querrás encontrarte con tropezones al probar el solomillo Wellington.

En una sartén a fuego bajo, agrega dos cucharadas de aceite de oliva y sofríe primero las chalotas junto con la cebolla por unos 3 minutos. Luego, agrega los champiñones y cocina por 8 minutos más. Para finalizar, añade el perejil, mezcla y retira del fuego.

3

Precalienta el horno a 180°C. En un mesón de cocina, extiende el hojaldre. Justo en el centro de la masa, coloca la mezcla de champiñones previamente sofrita. Seguidamente, pon el solomillo encima.

Envuelve la carne con la masa de hojaldre doblando un borde a la vez hasta haberla cubierto por completo. Y para que no se abra en el horno, presiona ligeramente las uniones.

Por otra parte, en un recipiente, bate el huevo. Con ayuda de un pincel de cocina, extiende el huevo batido sobre la superficie de la masa. De esta manera, resultará una cobertura dorada y crujiente.

Hornea el solomillo Wellington por unos 20 minutos y déjalo enfriar ligeramente antes de servir.

Consejos para preparar un delicioso Solomillo Wellington

La pieza clave de este plato es el solomillo. Por ello, al momento de comprarlo, pide una pieza que tenga la mínima cantidad de tejidos y grasa, tanto en la parte interna como externa. Así, la pieza de carne será suave para picar y comer.

Ingredientes

 800 gramos de solomillo tierno
 3 chalotas
 1 cebolla grande
 1 taza de champiñones
 1 huevo
 1 lámina de hojaldre
 Perejil finamente picado
 Aceite de oliva extra virgen
 Mostaza de Dijon
 Pimienta negra
 Sal

Instrucciones

1

Para comenzar a preparar un solomillo Wellington, quita toda la grasa del trozo de carne con un cuchillo afilado. Mientras más limpio y magro sea el solomillo, mejor será el resultado final.

A continuación, condimenta la carne con sal y pimienta. Luego, agrega dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén y calienta a fuego medio. Sella todos los lados del trozo de carne sin cocinarla por completo.

Este paso sirve para que los jugos del solomillo se mantengan dentro de la pieza cuando se hornee. Además, es clave para precocer la carne, ya que solo estará en el horno durante 20 minutos.

Cuando lo hayas retirado del fuego y se haya enfriado un poco, cubre el solomillo con una fina capa de mostaza de Dijon. Para hacerlo de manera fácil y uniforme, recomendamos utilizar un pincel de cocina

2

Lava y corta finamente los champiñones, las chalotas, la cebolla y el perejil. Haz trozos muy pequeños, ya que no querrás encontrarte con tropezones al probar el solomillo Wellington.

En una sartén a fuego bajo, agrega dos cucharadas de aceite de oliva y sofríe primero las chalotas junto con la cebolla por unos 3 minutos. Luego, agrega los champiñones y cocina por 8 minutos más. Para finalizar, añade el perejil, mezcla y retira del fuego.

3

Precalienta el horno a 180°C. En un mesón de cocina, extiende el hojaldre. Justo en el centro de la masa, coloca la mezcla de champiñones previamente sofrita. Seguidamente, pon el solomillo encima.

Envuelve la carne con la masa de hojaldre doblando un borde a la vez hasta haberla cubierto por completo. Y para que no se abra en el horno, presiona ligeramente las uniones.

Por otra parte, en un recipiente, bate el huevo. Con ayuda de un pincel de cocina, extiende el huevo batido sobre la superficie de la masa. De esta manera, resultará una cobertura dorada y crujiente.

Hornea el solomillo Wellington por unos 20 minutos y déjalo enfriar ligeramente antes de servir.

Receta de Solomillo Wellington