Ropa de Nieve

Ir a la nieve es de esos planes que entusiasman tanto a adultos como a los niños. No importa si vas a esquiar, a hacer snowboard o simplemente a disfrutar del paisaje; es importante que te abrigues muy bien. Dependiendo de la altitud, las temperaturas podrían descender más de una decena de grados en relación a la ciudad, por lo tanto conviene que estés provista de ropa de nieve confortable y calentita.
¿Es la primera vez que vas a la nieve? Entonces, es normal que te sientas un poco perdida y no sepas muy bien lo que vas a necesitar. ¡No dejes que el frío te arruine la excursión!

Ropa térmica para ir la nieve

Cuando vayas a la nieve, tienes dos opciones: vestirte con varias capas que hasta te impidan el movimiento u optar por ropa térmica. Se trata de prendas cuyo tejido ha sido diseñado específicamente para resistir las bajas temperaturas. Es muy importante que, además, sean impermeables para que la humedad de la nieve no traspase. Si no tienes pantalones térmicos, una buena opción es llevar medias o leggins debajo. En el caso de que estés planeando esquiar, entonces sí es recomendable apostar por un pantalón de esquí mujer.
Aparte de una camiseta térmica, disponer de una chaqueta de nieve mujer es fundamental. Esto significa que tejidos como la lana, algodón o telas de ese tipo quedan descartados, ya que, en cuanto se mojen, estarás perdida. Escoge tejidos similares al goretex, que son impermeables y transpirables. Si quieres, también puedes ponerte un jersey de lana debajo.

Calzado para la nieve

Tan importante como contar con ropa de nieve especial es el calzado. Recuerda que cambiarás durante unas horas el asfalto por una capa húmeda y fría de nieve. Si se te mojan los zapatos, tendrás los pies fríos y húmedos todo el día y es una sensación de lo más desagradable. Por no hablar de que puedes enfermar, claro. Así que deberás considerar hacerte con unas botas de nieve para mujer que sean gruesas, resistentes al agua y también antideslizantes. Y es que, en la nieve, ¡los resbalones están a la orden del día!
En este sentido, una óptima alternativa son las botas apreski mujer. No son solo ideales para ir a la montaña, sino que además son tendencia en la actualidad incluso para andar por ciudad. Las reconocerás porque son de caña alta, suela de caucho y, en cuanto al forro, puede ser de múltiples tejidos tales como espuma, piel, tejido polar, pelo, etc. La ventaja, como decimos, de este tipo de botas de nieve es que también podrás utilizarlas en el día a día.

Otros complementos que no puedes olvidar

Ya hemos visto los artículos esenciales que necesitas para disfrutar de una jornada en la nieve. Eso sí, los pequeños detalles también cuentan. Esto significa que requerirás de unos buenos guantes que sean impermeables o bien unas manoplas. No puedes olvidarte de incluir en tu look invernal un gorro y una bufanda. Los que sueles usar a diario te servirán perfectamente. No en vano, es imprescindible proteger las dos partes del cuerpo que más suelen enfriarse: la cabeza y el cuello.
Igualmente podrías precisar de unas gafas de sol para que estés más cómoda, aunque este accesorio no es indispensable. Todo dependerá de ti.
Selecciona adecuadamente los calcetines que llevarás. Lo mejor es ser precavida, así que echa en la mochila otro par de recambio por si acaso.
Por último, ¡no olvides que el sol es especialmente abrasivo! Agrega un protector labial y también crema solar. Con toda la ropa de nieve preparada, ¡ya solo te queda disfrutar!